En la entrada sur de Algeciras hay –o había la última vez que anduve por allí– un bronce con la efigie de Paco de Lucía. El músico, un poco abrumado por sus grandes proporciones, solía bromear llamándolo el ninot. Sin embargo, la dimensión de Paco ha sido mucho, muchísimo mayor que su escultura, y de hecho en su ciudad natal ha eclipsado a toda una escuela de guitarristas flamencos de rancia solera.

En la entrada sur de Algeciras hay –o había la última vez que anduve por allí– un bronce con la efigie de Paco de Lucía. El músico, un poco abrumado por sus grandes proporciones, solía bromear llamándolo el ninot. Sin embargo, la dimensión de Paco ha sido mucho, muchísimo mayor que su escultura, y de hecho en su ciudad natal ha eclipsado a toda una escuela de guitarristas flamencos de rancia solera.

Por fortuna, las nuevas generaciones han sabido conciliar la deuda con los antepasados (de El Niño de las Botellas, Jesús el Ciego o Flores el Gaditano a Ramón de Algeciras, hermano de Paco, pasando por una guitarrista singular como Carmela) con la obligada devoción al titán. Dicho de otro modo, han incorporado naturalmente todas las audacias de Paco de Lucía, sin dejar de atender a las raíces. En dicha línea se inscriben, cada uno con sus personalidad, José Manuel León y José Carlos Gómez.

A éste último, que vio su carrera truncada por un trasplante de riñón que lo tuvo alejado de los escenarios durante dos años, lo hemos visto compartir escenario con gente como Niña Pastori, Alejandro Sanz o el Ballet Nacional de España, entre otros, y hace cinco firmó un llamativo debut discográfico, donde cantaba sus propias canciones en registros afines al pop y aparecía en portada con fotografía del gran Mariano Vargas. 

Toda la entrevista en https://msur.es/2016/12/05/gomez-origen-amorarte/

 

¿Qué espera con este Origen?
Bueno, retomar lo que dejé hace unos años para ir descubriendo cosas que necesitaba hacer como músico. Tuve esa experiencia como productor y como compositor que me ha servido y ahora afronto este nuevo reto con ‘Origen’, que no es más que una vuelta a mis inicios. Hace tres años que regresé a Algeciras tras 20 años viviendo en Madrid y la verdad es que he recuperado ese contacto con la gente que tanto añoraba.

¿Es también su reencuentro con la guitarra de concierto? 
Por supuesto, con la guitarra flamenca sin mucho acompañamiento, por eso en este disco he intentado recuperar el espíritu de las grabaciones de los años 70, es decir, con un toque clásico. Por ejemplo, he grabado una seguiriya al tres por medio, sin ningún tipo de añadiduras, aunque haciéndola a mi manera.

¿Le ha costado volverse a sentir guitarrista? 
Sí que me ha costado, yo diría que muchísimo. Abandoné la disciplina porque al producir al final te pases todo el día delante del ordenador echando miles de horas. Es cierto que nunca he dejado de tocar pero no con la disciplina que debía tener. Hace año y medio me planteé grabar el disco y empecé a levantarme todos los días a las seis y media o siete de la mañana para estudiar. Es como cuando un deportista de élite tiene que coger la forma. La verdad es que ha sido duro, pero el resultado ha sido una alegría, es más, ahora tengo más ganas que tocar que nunca.

Puedes leer la entrevista completa aquí

http://www.jerezjondo.com/2016/05/16/jose-carlos-gomez-tengo-mas-ganas-de-tocar-que-nunca/