Origen, el nuevo trabajo de Jose Carlos Gómez

 

Han escrito sobre José Carlos

 

José Manuel Gamboa

Querido, José Carlos. Me puedo confundir al escribir tu nombre, pero sé perfectamente con quien estoy hablando, con alguien que tiene una guitarra espléndida que estaba deseandito volver a escuchar a placer. Ya estabas tardando más de la cuenta en mostrar tu cabal repóquer de ases flamenco.

Desde que se inicia tu música se llena de luz y aroma flamenco nuestro espíritu. Suena con distintivo sello flamenco. Por ahí, ese es el camino que ha de llevar nuestra senda del presente y el futuro, por la que tú, más orientado que una brújula, marchas en vanguardia. Allí el resplandor salinero de Cádiz –pa que se entere la gente-, después el lastimero son de una seguiriya que es de siempre siendo de mañana. Y la gracia de un Cepillo que llegó de Francia para ser el más sanluqueño del planeta –un abrazo, Cepi- poniéndonos en situación, con unas ganas de unirnos a escuchar la serena bulería que viene y va con gracejo de gustoso oleaje y, cuando te quieres dar cuenta, estás rumbeando por encima de los mares. Y, ya metidos en bamboleos, llega esa bulería que es canónica y nueva der to ¡No es difícil ni ná, anda que no!  Y ahora, a calmarse y reflexionar en soleá y acordarse, con propia voz, de los que son buenos… Y vuelta al aire gadita, para conjugarlo desde la más poliédrica perspectiva rítmica con la sugerente melodía. Y un remate contenido que lleva contenido a raudales, contenido jondo para despedirse alejándose por ese camino fetén a pasito lento, al golpe, sin correr, que es de cobardes.

Qué clarito todo, qué bien se entiende y mejor se siente. Parece fácil porque suena todo natural, y no hay mayor complejidad que la naturalidad juncal.
Y aquí un corazón flamenco agradecido que te manda unos latidos de agradecimiento.

Juan José Téllez

Era un viejo desde que era un crío. José Carlos Gómez creció en una ciudad donde la guitarra ya era una leyenda. Paco de Lucía, por entonces, era un mito, aunque la gente ya había olvidado la vieja sombra de otras guitarras locales, con manos de mujer, de ciegos o de niños de las botellas. A aquellas Alturas, como diría Félix Grande, ya era imposible tocar mal. Pero aquel joven tocaor que militara prontamente en el Ballet Nacional tocaba como lo que ya era, todo un prodigio. Contenido y curioso, pero audaz. Todos los ingredientes para el mayor de los éxitos, que es la sabiduría. La mayor prueba de su talento, largamente destilado, es este disco, con una estricta paleta compositora, que viaja desde las alegrías a la seguiriya, pasando por las bulerías, a veces maridadas con las soleares.

Pasen y oigan: desde su justo homenaje a Ramón de Algeciras, amigo y maestro, a sus vertiginosos tanguillos. Hay una pulsión premeditadamente añeja, como si el tocaor viajase en el  tiempo a una etapa de la música donde todavía no existiera el vértigo magistral del mayor de nuestros héroes. Desde la más rendida admiración hacia Paco, José Carlos huye intencionadamente de las últimas hornadas instrumentales para pasear por la calle de la cuerda pelá, sólo que con un equipaje tan virtuoso que es capaz de elegir los silencios frente a las estridencias. Así ocurre en títulos como “Café Piñero”, “Callejón del Rinconcillo” o “La Reconquista”, topónimos todos de la ciudad de Algeciras, otro claro guiño al autor de El Cobre, Plaza Alta o Fuentenueva.

Es un disco de la experiencia. Vital, desde luego: José Carlos Gómez nunca lo tuvo fácil pero supo resurgir de sus cenizas. Es un artista versátil, como probó en sus “12 canciones para tu calendario”. Pero, sobre todo, es un artista íntegro y capaz, tan clásico como heterodoxo. Hay una rara mística en esa secuencia melódica que lleva desde la Puerta de la Caridad al retrato sentimental de Irenea. No busca, sin embargo, a dioses de barro, sino a una utopía eterna a la que llamamos magia.

 

Notas de prensa “Origen”

 

Europa Sur. Leer articulo completo 

José Carlos Gómez explora su propia evolución en la guitarra con ‘Origen’.
El guitarrista algecireño presenta su último trabajo como un regreso a su pureza propia en el flamenco El periodista y escritor Juan José Téllez califica el disco de reflexivo y místico.

 

Jerez Jondo. Leer entrevista completa.

José Carlos Gómez (Algeciras, 1972) forma parte de una generación de guitarristas marcados por el sello de Paco de Lucía, más si cabe porque “por suerte”, como él mismo reconoce, ha tenido la suerte de convivir de cerca con el maestro, su hermano Ramón o su sobrino José María Bandera. Tras cambiar la guitarra por la producción y pasar por una etapa de cantautor, editando incluso dos discos, ahora vuelve a la primera línea de la guitarra con un disco personal y con claro sabor a Algeciras, esa tierra que para la guitarra ha desarrollado su propio sonido.

 

IMG_2046 IMG_2048 IMG_2055 IMG_2057